La profesión del arquitecto técnico evoluciona constantemente gracias a que está muy ligada a los adelantos tecnológicos que se van produciendo en el sector. Este hecho es una oportunidad constante de formarse en nuevos modelos de trabajo, nuevas técnicas y herramientas que mejoran el día a día de la profesión. La de arquitecto técnico es, por lo tanto, una profesión constantemente en actualización.

Quizás el ejemplo más claro es el software Building Information Modeling (BIM), que permite una visualización en tres dimensiones de todos los elementos de la edificación para poder registrar el ciclo de vida del proyecto y detectar errores que puedan aparecer.

Además la tecnología de internet de las cosas (Internet of things) también jugará un papel clave sobre todo en la gestión y control de infraestructuras y edificios. La domótica, los sistemas BMS (Building Management Systems), construcciones inteligentes… una larga lista de nuevas tecnologías con una característica común, mejorar la calidad de vida de las personas.