El Grado en Arquitectura Técnica y Edificación es una formación universitaria que te permitirá vivir una profesión de lo más polifacética y que te abrirá un abanico de oportunidades laborales en el sector de la construcción y la edificación.

No se puede edificar sin arquitectos técnicos ya que son piezas clave en el ciclo de vida de un edificio, desde su planificación y construcción, participando activamente en la ejecución de la obra, hasta el mantenimiento y la rehabilitación para dar otro uso a la edificación original.

Se trata de una formación que te abre muchas puertas gracias a la versatilidad, una cualidad muy valiosa hoy en día. Las empresas no sólo buscan jóvenes bien formados en su campo, sino que también prefieren optar por aquellos que dominan más áreas y pueden ofrecer un abanico más diverso de capacidades.

Un arquitecto técnico es tan versátil como imprescindible, ya que, en un proyecto de construcción, desempeña  funciones cruciales y de máxima responsabilidad. Es el director de ejecución de las obras, y como tal, dirige y controla todo lo que se hace. Como profesional de alto rango, las grandes decisiones de la ejecución de la obra pasan por sus manos.

Así pues, estudiar el Grado en Arquitectura Técnica y Edificación te permite optar a ocupar cargos de prestigio como el de director ejecutivo de obra, pero también muchas otras posiciones relevantes del mundo de la construcción y la edificación, gracias al gran número de posibilidades de especialización existentes. También, podrás intervenir de manera decisiva en la mejora y preservación del medio ambiente, mejorando la calidad de vida de las personas.

El arquitecto técnico es un oficio en el cual la palabra “estancamiento” no existe, ya que siempre se puede reinventar, a la vez que puede crecer profesionalmente de la mano de los avances tecnológicos. El progreso en las técnicas e instrumentos es constante y el uso de las nuevas tecnologías está cada vez más presente como se puede percibir en la implementación del BIM u otros softwares novedosos.

Además, es un oficio comprometido con el medio ambiente y que desde hace tiempo vela por unas edificaciones sostenibles. De hecho, el arquitecto técnico es una pieza clave en este aspecto porque las ciudades y sus edificios son responsables del 41% de las emisiones de CO2. Las nuevas normativas europeas y estatales todas van en la misma línea, reducir las emisiones buscando materiales más sostenibles y mejorando las certificaciones energéticas.