REHABILITACIÓN

Una de las etapas del ciclo de vida de los edificios es la rehabilitación, dar otro uso a un edificio que ya ha realizado sus funciones durante un largo período de tiempo. Es el arquitecto técnico el encargado de realizar este procedimiento.

Cabe señalar que en la rehabilitación, cada vez, toma un mayor protagonismo los sistemas constructivos para garantizar que estos sean más sostenibles. Ahora bien, a la hora de rehabilitar es imprescindible emplear materiales respetuosos con el entorno y siempre teniendo en cuenta el ciclo de vida de los mismos. Es decir, valorar aspectos como la energía necesaria para su fabricación, los recursos, la energía para su transporte, su puesta en obra, la distribución, su posible reciclaje o reutilización.

En todo este proceso, es muy importante realizar un diagnóstico previo y cuidadoso del inmueble, evaluar energéticamente las construcciones existentes, incorporar las energías renovables, apostar por la reconstrucción con una demanda energética casi cero, mejorar las instalaciones de agua, clima y calefacción, entre otros factores.

Sin duda, la rehabilitación permite la puesta al día de viviendas garantizando una mejor calidad de vida de sus habitantes y una menor contaminación medioambiental, gracias al uso de materiales naturales, energías renovables y de la apuesta por la sostenibilidad. En todo este proceso, el aparejador juega un papel clave, a la hora de garantizar las condiciones necesarias de habitabilidad, accesibilidad y eficiencia energética.