¿Un Grado que te asegurará un futuro en el campo de la construcción, la arquitectura y el urbanismo?

Estudia el Grado en Arquitectura Técnica y Edificación. Esta formación universitaria te permitirá vivir una profesión de lo más polifacética que te abrirá un abanico de oportunidades laborales en que especializarse.

Una titulación con muchas salidas profesionales de prestigio aquí y en otros países

El Grado en Arquitectura Técnica y Edificación te abre mil puertas gracias a la versatilidad de la profesión, una cualidad muy valiosa hoy en día. Las empresas no sólo buscan jóvenes bien formados en su campo, sino que también prefieren optar por aquellos que dominan más áreas y pueden ofrecer un abanico más diverso de capacidades.

Además, la Ley de Ordenación de la Edificación 38/1999 de 05 de noviembre (LOE), otorga al arquitecto técnico atribuciones que implican un reconocimiento de independencia, diferencia y autonomía respecto a otros profesionales intervinientes en el proceso constructivo, así como su intervención obligatoria.

No se puede hacer un edificio sin arquitectos técnicos ya que son piezas clave en el ciclo de vida de un edificio, desde su construcción, participando activamente en la ejecución de la obra, hasta el mantenimiento y la rehabilitación y porque así lo establece la normativa vigente.

Un arquitecto técnico es tan versátil como imprescindible, ya que, en un proyecto de construcción, desempeña  funciones cruciales y de máxima responsabilidad. Es el director de ejecución de las obras, y como tal, dirige y controla todo lo que se hace. Como profesional de alto rango, las grandes decisiones de la ejecución de la obra pasan por sus manos.

Así pues, estudiar el Grado en Arquitectura Técnica y Edificación te permite optar a ocupar cargos de prestigio como el de director ejecutivo de obra, pero también muchas otras posiciones relevantes del mundo de la construcción y la edificación, gracias al gran número de posibilidades de especialización que tiene. También, podrás intervenir de manera decisiva en la mejora y preservación del medio ambiente.

Los titulados pueden encarar su carrera profesional hacia tareas de dirección de ejecución de obras o bien desarrollarse como economistas de la construcción (quantity surveyors). Coordinadores de seguridad y salud, project managers, jefes de obra, técnicos de rehabilitación e intervención de edificios, consultores de estructuras, especialistas en diseño, gestores urbanísticos, docentes e investigadores y un larguísimo etcétera.

Así pues, el Grado en Arquitectura Técnica y Edificación es una carrera con muchas salidas que permite combinar despacho y calle y asegura tener acceso a una profesión con un índice de paro muy reducido.

El oficio de arquitecto técnico permite llevar una vida dinámica y reinventarse constantemente ya que son muchas las salidas profesionales que tiene. Es una profesión con mil profesiones dentro.

Además, estas especializaciones cuentan con un reconocimiento internacional. Muchos países reclaman estos perfiles que puede llegar a tener un graduado en Arquitectura Técnica y Edificación. Un ejemplo de ello es el Quantity Surveyor, que es la persona encargada de planificar el presupuesto de proyectos y negociar los diferentes contratos que se derivan, hacer el seguimiento económico de las obras y asesorar a los inversores en cómo optimizar su proyecto.

Por otra parte, hay muchas empresas extranjeras que se instalan aquí y reclaman arquitectos técnicos formados aquí. Se han dado cuenta de que, en España, los graduados en Arquitectura Técnica y Edificación tienen una formación más completa y transversal que en otros países donde cada especialización es una carrera.

Las posibilidades profesionales son muy amplias, pero también lo son los puestos de trabajo, ya que como arquitecto técnico se puede acceder a empresas de índole muy diversa, así como a la Administración. De hecho, es notoria la presencia de arquitectos técnicos en las áreas de urbanismo de los ayuntamientos.

El arquitecto técnico es un oficio en el cual la palabra “estancamiento” no existe, ya que siempre se puede reinventar, a la vez que puede crecer profesionalmente de la mano de los avances tecnológicos. El progreso en las técnicas e instrumentos es constante y el uso de las nuevas tecnologías está cada vez más presente como se puede percibir en la implementación de las apps.

Un oficio siempre a la última y comprometido con la sostenibilidad

Este carácter poliédrico con el gran número de especializaciones que tiene y que sea una profesión demandada en muchos entornos diferentes han ayudado al hecho que el colectivo de arquitectos técnicos haya resistido la crisis inmobiliaria de este país y que incluso haya salido reforzado.

A propósito de esto, también ha tenido mucho que ver que el trabajo de arquitecto técnico evoluciona constantemente gracias a que está muy ligado a los avances tecnológicos que se van produciendo en el sector. Este hecho se convierte en una oportunidad constante de formarse en nuevos modelos de trabajo, nuevas tecnologías, técnicas y herramientas que mejoran el día a día de la profesión. La de arquitecto técnico es, por tanto, una profesión siempre a la última.

Además, es un oficio comprometido con el medio ambiente y que desde hace tiempo vela por unas edificaciones sostenibles. De hecho, el arquitecto técnico es una pieza clave en este aspecto porque las ciudades y sus edificios son responsables del 41% de las emisiones de CO2. Un gran campo de trabajo para aprovechar.