thumb image
El técnico de cabecera, una de las salidas profesionales que crece con fuerza en el ámbito de la arquitectura técnica

Las salidas profesionales de la arquitectura técnica están directamente vinculadas al ciclo de vida de los edificios. Es decir, a la creación de suelo y urbanización, concepción y diseño, construcción, explotación y mantenimiento, rehabilitación, derribo o deconstrucción. Aunque tradicionalmente, la figura del arquitecto técnico ha sido vinculada al ámbito de la construcción; cabe decir que este profesional dispone de una visión global del proceso de edificación y, por su polivalencia y capacidad de adaptación, se está posicionando como experto en todas las fases del ciclo, o como especialista centrado en alguna de las mismas. En este sentido, cabe señalar que se está produciendo un desplazamiento del core business de la profesión que inicialmente se había centrado en la fase de construcción hacia el resto de fases del ciclo.

Precisamente, una de las actividades que está cogiendo más fuerza es la del mantenimiento, una fase que está a medio camino entre la construcción y la rehabilitación y que ofrece un nicho de oportunidades para nuestro colectivo, lo que, consolida así nuestro posicionamiento fuerte en esta mitad del ciclo correspondiente a todo lo relacionado con el edificio existente. En este contexto una de las figuras que cada vez toma más protagonismo es la de técnico de cabecera o consultor técnico de edificación, el auténtico encargado de velar por la salud de los edificios. Para conseguirlo, analiza a fondo cada caso, establece un diagnóstico fiable y recomienda el mejor tratamiento.

El técnico de cabecera es un profesional de confianza, que trabaja para que las personas vivan más seguras, disfruten de más confort, ahorren energía y dinero, respetando el medio ambiente. Por tanto, por encargo de la comunidad de propietarios, vela por la conservación y el mantenimiento de la vivienda y la calidad de la construcción, alarga la vida del edificio y asegura la calidad de vida de sus ocupantes. Es un ‘médico’ que cuida de la salud de cualquier edificio.

Cualquier aparejador, arquitecto técnico e ingeniero de edificación colegiado es un profesional con la preparación técnica idónea para asumir esta función. Para el desarrollo de sus tareas cuenta con el apoyo del colegio profesional que certifica su competencia, le proporciona la formación continuada que necesita y le asesora en su día a día profesional.

Sin duda, los edificios necesitan un mantenimiento y control a lo largo de su vida y con el paso del tiempo se deben realizar operaciones de rehabilitación. Muchas construcciones requieren, además, una puesta al día en cuanto a sus instalaciones, condiciones de accesibilidad y confort. En este sentido, es necesaria la ayuda de un técnico de cabecera conocedor del edificio, que guíe las operaciones a realizar en cada momento para asegurar el correcto mantenimiento y adecuar el edificio a la legislación vigente. Gracias a la intervención de este técnico, las viviendas siempre están en buenas manos. Pero, concretamente ¿cuáles son sus tareas?:

  • Valorar y diagnosticar el estado de conservación del edificio para informar de las medidas correctoras necesarias.
  • Proyectar, dirigir y gestionar las obras que son necesarias para mantener el edificio en buenas condiciones de uso.
  • Planificar y gestionar el mantenimiento preventivo y correctivo del edificio, y las reparaciones necesarias, teniendo en cuenta su ciclo de vida.
  • Adecuar el edificio a los requerimientos legislativos, haciéndose cargo de la gestión de autorizaciones administrativas y tramitaciones con las administraciones públicas, empresas suministradoras y otras entidades.
  • Estudiar y evaluar la adecuación ambiental del edificio y sus condiciones de eficiencia energética y de accesibilidad.
  • Informar y valorar la situación del edificio a efectos urbanísticos y jurídicos.

Si quieres trabajar como técnico de cabecera, una de las salidas laborales en alza de la arquitectura técnica; estudia el Grado en Arquitectura Técnica y Edificación.